Mito o realidad: ¿Las pestañas se caen más en verano?

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Llega el verano y tienes la sensación de que se te caen más las pestañas… ¿Es imaginación tuya o una realidad? La verdad es que, igual que con el cabello, hay ciertas épocas del año en las que tus pestañas tienden a caerse más. Y el verano es una de ellas. Te damos las razones de por qué tus pestañas se caen más en verano y las claves fundamentales para evitar el impacto de la caída.

Del mismo modo que en otoño puedes experimentar que tu cabello se cae más, el verano es la época por excelencia de la caída de las pestañas. ¿Ya lo has experimentado y la pérdida de pestañas te trae de cabeza? ¡Don’t panic! Te contamos por qué tus pestañas se caen más en verano y te damos las ideas infalibles para prevenir la caída. ¿Nos acompañas?

Como la mayoría de vello del cuerpo humano, las pestañas, igual que el cabello, se componen de entre un 70 y 90% de queratina y ceramidas, razón por la cual son elementos tan fundamentales a tener en cuenta a la hora de fortalecerlas. Además, su ciclo de vida, estabilización y caída es también similar al del cabello (aunque los ciclos de vida sí son más cortos), pasando por 3 fases. En la fase de crecimiento (anágena) el cabello crece de 1 a 3 meses, en la fase telógena el crecimiento entra en reposo para, finalmente, dar paso a la fase de caída (que dura entre 2 y 9 meses). Entendiendo esta información previa:  Entonces, si el crecimiento de las pestañas también experimenta ciclos como el del cabello… ¿Cuál es la principal razón por qué tus pestañas se caen más en verano?

Pues el verano propiamente dicho. Con la llegada del buen tiempo, las altas temperaturas y el aumento de horas de sol provocan que los niveles de agua del folículo piloso de las pestañas se reduzcan. Esto puede conllevar fácilmente a la deshidratación del vello, debilitándolo y provocando una caída frecuente. Así que, la primera norma del verano: del mismo modo que adaptas tu rutina capilar o de skincare con el calor, debes hacer lo mismo con el cuidado de tus pestañas y adaptarlo a la época estival.

4 razones del por qué tus pestañas se caen más en verano

Aunque el calor y el sol propiamente dicho son los principales factores de la caída de las pestañas en verano, en esta época también hay otras claves que pueden provocarla.

  1. El calor

La razón fundamental; la debilitación del vello por el aumento de la temperatura. Pero no es el único factor ambiental que influye: también toma mucha importancia el nivel de sequedad del ambiente. Cuánto más seco sea el calor, más intensa será la caída. Los climas húmedos, como el de Barcelona o Valencia, contribuyen a que las pestañas no se deshidraten tanto y previenen la caída. En cambio, en ciudades secas, como Madrid o Sevilla, más probabilidades tendrás de sufrir caída de las pestañas.

  1. El sol en sí mismo

Más allá del calor, el sol otro enemigo íntimo del debilitamiento del vello. Del mismo modo que un exceso de sol puede perjudicar la piel si no la proteges con SPF, lo mismo pasa con las pestañas. Exponerte demasiado al sol sin gafas de sol afectará tanto a la piel del contorno de los ojos, como a la salud de las pestañas, aumentando la posible caída. Así que acuérdate: ¡Ante todo, siempre protección!

  1. El cloro y la sal

Los agentes contra los que te debes proteger en verano, después del sol. Tus pestañas también sufren en los días de exceso de playa y piscina. ¿La solución para evitarlo? Limpia muy bien la zona del contorno de los ojos al volver a casa después de la playa o la piscina, para eliminar totalmente los posibles restos de cloro y sal.

  1. Tocarte los ojos excesivamente

Rascar y tocar los párpados en exceso es de los peores gestos que puedes hacer para mantener la belleza de tus pestañas. ¿Cómo afecta a la caída de las pestañas? Si al tocarte la cara una de tus pestañas se encuentra en la fase telógena del crecimiento (la última antes de la caída) solo lograrás que acabe cayendo antes de poder evitar perderla.

¿Cómo frenar la caída de las pestañas en verano?

  1. Ante todo, no olvides la protección solar

Si el principal factor que aumenta la caída de las pestañas en verano es el sol y el calor, la protección solar es tu principal arma para frenarla. Protege tu piel con SPF siempre que te expongas al sol… ¡Hasta en los días nublados! En cuanto a tus ojos, protegerlos siempre con gafas de sol es también fundamental para proteger a tus pestañas. ¿Quieres un truco para elegir las gafas de sol perfectas? Escoge unas de patilla ancha, así evitarás que los rayos de sol se filtren por los lados de tu rostro y lleguen afectar a tus ojos.

  1. ¡Controla el uso del waterproof!

Sabemos que en verano el uso a diario de máscaras de pestañas waterproof es una gran tentación. Pero, aunque te permitan lucir pestañas perfectas en todo momento y mantener tu look durante horas a pesar del calor y la humedad, controla su uso. Usar en exceso productos de maquillaje resistentes al agua puede ocluir el folículo piloso y debilitar la pestaña. Además, algunos de estos productos necesitan un desmaquillado más exhaustivo y productos más potentes para eliminarlos, lo que también puede acabar deteriorando el vello.

  1. Di sí a las aguas y brumas faciales

Además de tonificar tu piel después de la limpieza facial, las aguas y brumas faciales son un básico para hidratar la piel en cualquier momento del verano. Rociando frecuentemente tu rostro siempre que sientas calor estarás también hidratando el delicado contorno del ojo, revitalizando la zona y fortaleciendo el folículo piloso de cejas y pestañas. Ya sabes, en verano, ¡Ten siempre a mano tus aguas faciales!

  1. Encuentra tu sérum acondicionador de pestañas

Los sérums específicos para el cuidado de las pestañas son la mejor opción para fortalecer el vello y evitar la caída. Además, estas fórmulas suelen estar también enriquecidas con ingredientes activos que favorecen la densidad, estimulan el crecimiento y aumentan la curva y el volumen. Apunta estos ingredientes clave para el crecimiento y búscalos en tu sérum perfecto: biotina, vitamina B5, queratina y aminoácidos.

  1. ¡Cuidado con el rizador de pestañas!

Como todos los excesos, usar herramientas de rizado excesivamente en las pestañas puede debilitarlas y acelerar la caída prematura. Además, es importante también mantener tu rizador en perfecto estado: no sirve de nada cuidar tus pestañas a diario si luego las rizas con un rizador con las gomas gastadas; esto puede llegar a romperlas.

Para rizarlas como un experto, apunta nuestros 4 trucos Airò… ¡Y verás qué pestañas!

  • Usa el rizador siempre antes de aplicar la máscara de pestañas
  • Colócalo siempre recto sobre la raíz de las pestañas y presiona unos segundos cuidadosamente. Luego, tira levemente hacia arriba para levantar las pestañas y marcar la forma curva y alargada.
  • Con una presión de 10 segundos es suficiente.
  • No apretes en un único punto, ve ascendiendo lentamente por toda la pestaña y así conseguirás una curvatura más uniforme y natural.
  • ¡Ahora ya puedes aplicar tu máscara de pestañas favorita!
  1. No te olvides de comer bien

Sí, no es un tópico: la dieta equilibrada, con abundantes frutas y verduras, es fundamental para lucir ojazos. Especialmente, escoge alimentos ricos en vitamina E (como el aceite de oliva, los frutos secos o las verduras de hoja verde), ideal para estimular el crecimiento del vello. También es muy importante la vitamina B presente en las legumbres, sobre todo las alubias. Y si buscas un aporte extra de queratina, el brócoli no puede faltar en tu lista de la compra.

 

Lash Lift
& Brows Lift

ELEVA la belleza natural de tu mirada